/En busca del Gargantón.

Salimos a las 7:45 camino de Cambil para luego ir seguir por Huelma, justo antes de la base de helicopteros hay un carril que sube cerca del collado de las cruces, subimos por este carril hasta donde podemos ya que está nevado y llega un momento que ya la nieve nos corta el paso, por cierto tuvimos que sacar de la nieve a un Suzuki Vitara que se había quedado atascado, ¡ pesa el doble que mi Jimny!.

Al llegar al collado de las cruces cogemos la vereda que sale a la derecha, empieza suave pero luego se empina bastante, pasamos de los 1800 m del collado a 1900 en apenas medio kilómetro y con 30-40cm de nieve, el sitio es espectacular unos pinos que parecen olivos, con dos o tres troncos.

Después de tanto tiempo sin salir me empiezan a doler las piernas, después de una subida de una hora empezamos a llanear y buscamos a los “amiguetes”, unos montículos de piedras que van indicando el camino, normalmente lo ponen senderistas y pastores.

Al final nos perdemos al no ver las indicaciones de los “amiguetes”, que están tapados por la nieve y la verea casi que tampoco se distingue, nos paramos en un cortado a buscar la verea pero con dos barrancos a izquierda y derecha no los vemos.

Nos damos por vencidos y nos vamos de vuelta, pero Manolo parece distinguir un amiguete a la derecha con lo que estamos de nuevo en la vereda donde vemos un abrevadero y a una poza natural.

Seguimos por esta vereda que nos viene además indicada por las huellas de un zorro que hace que la verea gire sobre si misma 180º.
Se deja caer por un barranco que se cruz para coger otro mas que nos llevará hasta el Gargantón. La verdad es que no la pudimos terminar por la hora que era pero volveremos cuando no haya nieve para que la marcha se haga más asequible.

En definitiva un buen día donde hemos ido en 4×4 y andando, ha hecho sol, lluvia, aguanieve, diluvio, niebla, en fin de todo.

Deja un comentario