/Material, el calzado.

Qué comprar para el Camino de Santiago.

Con este primer artículo vamos a comenzar una serie de recomendaciones de equipo para poder hacer el Camino de Santiago lo más cómodo posible. Lo primero que vamos a tratar son los pies, es la parte de nuestro cuerpo que más sufre con el paso de los kilómetros por lo que es la que más cuidados debe de tener, y lo primero es el calzado.
Sobre el calzado para el Camino se ha escrito mucho y una recomendación que en todas las páginas webs y vendedores especialistas hacen es Nunca estrenes botas o zapatillas para hacer el Camino, este consejo es quizás el más importante.

Lo primero que queremos evitar es que nuestros pies sufran más de lo necesario, un calzado sin usar nos provocará ampollas y rozaduras, al estar nuevos todos sus tejidos y la suela, están muy rígidos y dañan el pie. Lo aconsejable es ponernos las botas (o zapatillas) en casa una o dos horas al día y pasado una semana es hacer unos 300-500 km con ellos antes.

Una buena técnica es entrenar unos 5-8 km al día durante 40-50 días antes de comenzar nuestra aventura. De esta manera se adaptará a nuestro pie.

Esto no quiere decir que cuando hagamos el Camino no nos produzcan rozaduras y ampollas ya que vamos a estar varios días andando una media de 20-25 km, para evitar esto hay quien embadurna el pie con vaselina.

Otra cosa muy importante, los calcetines, esos de 5€ tres pares no son los recomendables, pero hablaremos de ellos en otro artículo.
Sobre que tipo usar lo más recomendable es la bota de caña baja, aunque depende también de nuestros gustos. La media caña protegerá el tobillo de torceduras y nos dará unos centímetros más a la hora de cruzar arroyos donde haya que meter el pie dentro.

calzado

 

Hay varias características que tener en cuenta a la hora de comprar unas botas o zapatillas nuevas.

Qué hay que tener en cuenta.

Caña, empeine y pala. Encontramos gran cantidad de tejidos, plásticos y pieles con las que están confeccionadas. Últimamente llevan una membrana de Goretex, esta membrana evita en gran parte la entrada de líquido en la bota pero permite la expulsión del sudor.

La membrana de Goretex se monta tanto en botas de piel como de serraje o mezcla de estos. Una mezcla de goretex, serraje, piel y plásticos (para la puntera), es la mejor combinación para darle resistencia y a la vez flexibilidad.

Suela. Hay muchos tipos de suela, de mas blandas a mas duras. La más usada y que da muy buen resultado es Vibram, esta marca tiene infinidad de tipos de suela. La principal ventaja es que nos dá una rigidez entre la suela que contacta con el suelo y la media-suela que contacta con la plantilla y a su vez con el pie, protegiéndolo en caminos pedregosos dando la sensación que andamos por suelos llanos.

Depende también del modelo de suela Vibram las hay para suelos húmedos, lluviosos, nieve, secos, mixtos, una infinidad de diseños. Depende de donde realicemos nuestra actividad nos vendrá mejor uno u otros, siendo las suelas mixtas las que se adaptan mejor a todos los terrenos sin ser especialista en ninguno.

Media-suela Dentro de los distintos tipos de media-suela EVA es la tecnología, fabricadas en etileno vinilo acetato, amortiguan muy bien los impactos del talón al caminar, siendo la combinación de suela Vibram + media-suela EVA la opción mejor para el camino.

Recomendaciones para la compra perfecta. Importante, cuando te las pruebes con la bota desabrochada y echando el pie hacia delante tiene que entrar un dedo entre el talón del pie y el talón de la bota, ese espacio nos servirá para que dilate el pie y en las bajadas para que no haga tope los dedos con la puntera. Pruébate varios modelos y siempre las dos zapatillas, átalas como si fueran tuyas.

Tenemos la mala costumbre de no querer “molestar” al vendedor, probarnos siempre el derecho y si nos está bien comprarlas, mal hecho. Nuestros pies no son simétricos, uno siempre es un poco mas grande que el otro. Tened en cuenta que vuestros pies eligen su bota no vosotros.

Mantenimiento.

Hay que mantener las botas o zapatillas de montaña. Conseguiremos una larga vida para nuestras botas, que sus características se mantengan y muy importante la higiene de nuestros pies evitando los hongos.

Lo primero que hay que hacer al descalzarnos es sacar las plantillas para que tanto esta como el interior de la bota se seque, nunca utilizar fuentes de calor como radiadores para acelerar el secado. Una vez pasadas unas 24 horas si la bota tiene barro o mucho polvo, limpiarla con jabón neutro y agua y volverla a dejar secar. Cuando esté seca se podrá aplicar un spray repelente del agua, ayudará a que si llueve o cruzamos un arroyo esta escurra en su mayoría por encima de la bota.

Agradecemos a Campingmanía la información facilitada y recordad que los socios tenemos descuentos.

Originalmente publicado en jaenjacobea.es